¿Cómo vas a vivir diferente esta Navidad?

“La Navidad no es un momento ni una estación, sino un estado de la mente. Valorar la paz y la generosidad es comprender el verdadero significado de Navidad.” Calvin Coolidge.

Hace varias semanas que paseo por las calles observando la iluminación, escuchando comentarios sobre las cenas de empresa, los encuentros de familiares y amigos, los amigos invisibles, veo bolsas con regalos, ya he comido unos cuantos dulces típicos de esta época, he visto mercadillos navideños en la ciudad, belenes y árboles de Navidad, escucho canciones navideñas en los centros comerciales…. todo está precioso. Ya estamos en Navidad y tengo la sensación de que cada vez empieza antes.

En estas fiestas navideñas son muchos los comentarios que escucho relacionados con esta época como estos: “No me gusta nada la Navidad”, “Es otro motivo para consumir”, “Disfruto como un niño la Navidad”, “Otra vez el estrés de las cenas, los compromisos familiares”, “No te ves en todo el año y ahora te dicen “feliz Navidad”, “Con niños se disfruta más de la Navidad”. Hay opiniones para todos los gustos, hay gente que vive esta época del año con alegría y entusiasmo mientras que otros lo viven con tristeza o desgana. ¿Qué tiene que ver la Navidad en nuestro estado emocional?

Según un estudio realizado por Febbo México realizaron 400 entrevistas con usuarios de internet a nivel nacional en su país y les preguntaron: “Ya se acerca la Navidad y el Fin de año ¿Cuál es tu principal estado de ánimo el día de hoy, pensando acerca de estas fechas? Según los datos del estudio en el 65% de los casos las emociones o sentimientos fueron: alegría, agradecimiento, emoción, entusiasmo, esperanza, optimismo, ilusión, amor. Mientras que en el 35% de los casos las emociones o sentimientos fueron: nostalgia, ansiedad, melancolía, tristeza, estrés, preocupación. Estas últimas emociones o sentimientos pueden estar relacionados con familiares que ya no están, familiares o amigos que están lejos, familiares o personas con las que no les resulta agradable verse ni compartir estas fiestas, estrés por diversas situaciones como las compras, los compromisos, la preparación de cenas, la asistencia a diversos eventos, etc.

¿Qué emociones o sentimientos tienes en esta época del año?

Tanto si te gustan estas fiestas como si no, ya están aquí y creo que no puedes hacer nada para evitarlas pero sí creo que puedes decidir cómo vas a mirar de forma diferente estas fiestas y qué vas a hacer diferente para disfrutarlas.

 ¿Cómo vas a vivir esta Navidad?

Momentos especiales. Son muchas cosas las que puedes hacer en estas fechas: Poner el belén y el árbol de Navidad en tu casa, disfrutar de las luces de Navidad y adornos diversos en tu ciudad, ver los mercadillos de navidad, compartir tiempo con tus familiares, etc. Además de las típicas tradiciones de estas fechas también puedes crear las tuyas propias que te hagan recordar en el futuro esos momentos especiales.

Como dice Robert Brault: “Disfruta de las pequeñas cosas, porque tal vez un día vuelvas la vista atrás y te des    cuenta de que eran las cosas grandes.”

Te invito a leer este cuento de Navidad que habla de la importancia de las pequeñas cosas.

¿Qué cosas diferentes vas a hacer este año en Navidad?

Volver a ser un niño/a. Hace unas semanas hablaba con una persona sobre la Navidad y me contaba sus planes para esas fechas y me dijo: “Voy a disfrutarlas como un niño.”

Reflexionando sobre esa respuesta llegué a la conclusión que volver a ser niño/a no consiste en volver atrás en el tiempo o de comportarse de manera irresponsable, rebelde, egocéntrico, etc. sino de recuperar todo lo bueno de esa época, esa inocencia especial, la curiosidad por todo, la espontaneidad, el disfrute con todo lo que haces, la ausencia de prejuicios, la creatividad sin límites, la expresión de tus emociones, el sentido del humor y la diversión, la capacidad de sorprenderte con cualquier cosa, levantarte cada vez que te caes, aprender continuamente, no tener miedo de preguntar, hacer, experimentar, etc.

Te invito a ver el vídeo de Adora Svitak, una niña prodigio, en la conferencia TED: ‘Lo que pueden aprender los adultos de los niños’. Esta niña dice: “Los niños ya aprendemos de los adultos pero creo que los adultos deberían aprender de los niños.” Según Svitak, los niños no se imponen barreras e impedimentos previos a la hora afrontar una tarea, suelen olvidarse de ‘no seré capaz’ que es más habitual en los adultos.

¿Cuántas veces sacas a tu niño/a interior?  Te invito a ver este vídeo.

Tiempo para lo importante. En estas fechas existen compromisos con amigos, familiares, reuniones, fiestas, cenas, etc. Es posible que a algunos eventos vayas con ilusión y otros sean para ti un mero compromiso. ¿Cuánto hay de compromiso o de elección en esos eventos a los que vas? ¿Qué es realmente importante para ti? ¿Qué vas a hacer para disfrutar de esos momentos?

Te invito a ver este vídeo sobre las reuniones familiares.

Un año vivido. Llega el momento de las fiestas navideñas, de compartir, regalar, disfrutar, reflexionar, hacer balance, analizar los objetivos cumplidos, los resultados obtenidos y sobre todo de definir los nuevos retos a afrontar para el próximo año.

Te invito a reflexionar: ¿Qué frase resume tu año vivido? ¿Qué objetivos te propusiste al inicio del año? ¿Qué resultados has obtenido? ¿Cómo has celebrado tus éxitos? ¿Cuántos instantes vacantes has tenido en tu día a día? ¿Qué has aprendido de los errores? ¿Cuántas veces has sido feliz? ¿A quién has hecho feliz?

Como dice Sonja Lyubomirsky: “la felicidad no es un golpe de buena suerte que debamos esperar, como el final de la estación de las lluvias; tampoco algo que debamos encontrar, como la salida de una autopista o una cartera que hemos perdido. La `búsqueda´ de la felicidad debería ser la `creación´ o la `construcción´ de la felicidad”.

Tiempo para soñar. En esta época se comparte y desea felicidad a los demás. Es posible que pidas tus regalos para Navidad y Reyes y que regales a otros. Te ilusionas al comprar el décimo de lotería deseando que este año te toque la lotería. Te invito a que este año escribas tu propia carta de reyes, si no lo haces ya, con todos lo que deseas para el próximo año. ¿Cuántos sueños vas a sembrar?

Como he dicho antes, que lleguen las fiestas Navideñas no depende de ti, llegarán quieras o no. Lo que sí depende de ti es cómo vas a mirar de forma diferente estas fiestas, cómo las vas a disfrutar como un niño/a, qué reflexiones vas a tener sobre el año vivido y qué nuevos sueños vas a sembrar para el próximo año.

Como dice Harian Miller: “Ojala pudiéramos meter el espíritu de la Navidad en jarros y abrir un jarro cada mes del año”

¿Qué vas a hacer diferente a partir de ahora para vivir la Navidad durante todo el año?

Publicado por Inmaculada Rodríguez.

Photo credit: Inmaculada Rodríguez.

¿COMPARTES EL ARTÍCULO?👉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar.......

Innovar
Empresas

¿Cómo innovar en situaciones inciertas?

“La mejor manera de predecir el futuro es inventándolo”. Alan Kay. Innovar o morir. La situación del Covid-19 nos sitúa en una situación de incertidumbre. Todo

Abrir chat
1
¿En qué puedo ayudarte?
Hola soy Inmaculada:
¿En qué puedo ayudarte?