¿Qué vas a hacer para convertir tus objetivos en realidades?

“No esperes a que las condiciones sean perfectas para empezar, el empezar hace las condiciones perfectas.» Alan Cohen.

En el anterior post te invité a que reflexionaras sobre el año pasado que has vivido, los momentos disfrutados, errores cometidos y aprendizajes adquiridos, así como lo que has descubierto de ti al recorrer ese camino.

Te invité a realizar un viaje en el tiempo para que tomaras consciencia de ¿Quién eras en el pasado? ¿Quién eres en el presente? y ¿Quién quieres ser en el futuro?

A partir de las respuestas a esas preguntas te invité a que escribieses en una hoja los nuevos desafíos que te propones para conseguir ser quien quieres ser, así como los riesgos que pueden aparecer durante el camino que dificulten la consecución con éxito de estos desafíos.

¿Cuáles son tus objetivos para este año?

Te voy a poner algunos ejemplos de objetivos:

OBJETIVOS PARA EL  2013, 2014,2015.

  • Apuntarme al gignasio. Ir a correr dos días/semana. Caminar.
  • Aprender inglés. Apuntarme a una academia. Ver películas en inglés.
  • Dejar de fumar. Fumar menos.
  • Perder peso. No ganar peso.
  • Encontrar pareja.
  • Encontrar un trabajo.
  • Conseguir más clientes.

Seguro que te ha provocado una sonrisa leer estos objetivos aunque ¿En qué se parecen a tus objetivos?

Es posible que empieces el año con mucha energía, motivación y quieras conseguir muchos objetivos este año, pero al igual que te ha podido pasar en años anteriores a medida que avanza el año y empieza tu rutina diaria tu motivación va disminuyendo y abandonas tus objetivos. ¿Qué ocurre para que abandones?

Analiza tus objetivos

  • ¿Dónde pones el foco?

Es posible que hayas definido varios objetivos que quieres conseguir este año. De esos objetivos ¿Por cuál quieres empezar?

Si entras en una habitación a oscuras con un linterna y empiezas a enfocar a todas partes ¿Qué ves? Si enfocas cada vez en un punto determinado ¿Qué cambia? Lo mismo ocurre con tus objetivos, centra tu energía en un objetivo ¿En cuál vas a poner tu foco?

Te invito a que leas el cuento: Centrarse en una sola cosa.

  • ¿Cómo son de específicos tus objetivos?

Es importante que el objetivo sea específico y que lo formules en positivo. Por ejemplo: En lugar de caminar, caminar 30 minutos los jueves de cada semana. En lugar de ver películas en inglés, ver una película en inglés diaria. En lugar de conseguir clientes, conseguir tres clientes nuevos al mes.

  • ¿Depende de ti?

Si analizas tu objetivo ¿Cuánto depende de ti conseguirlo?

Es importante que te centres en cambiar tú y tus acciones no en cambiar a otros. Tal como dice un proverbio hindú: “Nada cambia. Yo cambio. Todo cambia.»

Por ejemplo, en el caso del objetivo encontrar trabajo no sólo depende de ti, también hay otras personas que intervienen, los que te ofrecen el trabajo y te seleccionan. De ti depende buscarlo, comunicarlo a tus contactos, ofrecer tu mejor versión en las entrevistas, etc.

  • ¿Cómo vas a valorar tus avances?

¿Cómo vas a saber que has conseguido tu objetivo? ¿Qué indicadores vas a tener que te indiquen que vas por buen camino?

  • ¿Qué importancia tiene para ti conseguir tu objetivo?

Valora la importancia de tu objetivo de 1-10. ¿Es realmente importante para ti conseguirlo? Lo importante que sea para ti tu objetivo influirá en tu motivación y en tu forma de actuar para conseguirlo.

  • ¿Cuándo?

¿En qué plazo de tiempo quieres conseguir tu objetivo? No es lo mismo conseguir tres clientes en una semana que conseguirlos en seis meses.

  • ¿Para qué quieres conseguir tu objetivo?

Encuentra qué motivos te mueven a conseguir tu objetivo, no los de otros. Puede ser que te hayan dicho que hacer ejercicio es importante para la salud, pero si para ti no es importante y no encuentras un beneficio para hacerlo va a ser difícil que consigas tu objetivo porque para ti no es estimulante.

  • ¿Es realista y ambicioso?

¿Cómo es de realista tu objetivo? Valóralo de 1-10.

¿Cómo es de ambicioso tu objetivo? Valóralo de 1-10.

Si el objetivo es muy poco ambicioso y no supone ningún esfuerzo para ti, sigues en tu zona de confort. Si es demasiado ambicioso o no es realista puede ser que te frustres al no conseguirlo.

  • ¿Es ecológico?

¿Cómo va a impactar en tu sistema (familia, trabajo, amigos, etc.) conseguirlo? ¿Qué beneficios va a tener en tu entorno conseguir tu objetivo? Por ejemplo, puede ser que tu objetivo sea irte a trabajar a EEUU dentro de tres meses. ¿Cómo va a impactar eso en tu familia? ¿Qué precio vas a pagar tú y tu familia por conseguir ese objetivo?

 Acción, acción y acción.

Te invito a que analices qué alternativas de acción te posibilitan contribuir desde tu responsabilidad a cambiar la situación actual y lograr los resultados que deseas.

  • ¿Qué has hecho ya? ¿Qué has dejado de hacer?
  • ¿Qué resultados has obtenido? Si no has obtenido los resultados que quieres ¿Para qué sigues haciendo lo mismo? Einstein decía: «Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados».
  • ¿Qué puedes hacer diferente para conseguir tu objetivo?
  • ¿Cuáles son los pros y los contras de cada opción?
  • De estas opciones ¿Cuál eliges?

 Ahora que ya tienes claro tu objetivo y qué opciones tienes para conseguirlo:

  •  ¿Cuál va a ser tu primer paso para pasar a la acción?
  • ¿Cuándo lo vas a hacer?
  • ¿Cómo?
  • ¿Qué recursos tienes? ¿Qué recursos necesitas?
  • ¿Qué obstáculos puedes encontrarte? ¿Cómo vas a superarlos?

Algunos objetivos  tienen un beneficio a largo plazo, no tienen un placer inmediato y a veces aparecen tus autoboicoteadores. ¿Cómo te boicoteas a ti mismo? ¿Qué te dices? ¿Qué excusas te pones?

  • ¿A qué te comprometes? A veces además de tu propio compromiso, el compromiso social con la gente que te quiere puede convertirse en tu aliado.
  • ¿Cómo te vas a recompensar por tus logros?

En las sesiones de coaching con mis clientes suelo invitarles a que plasmen su plan de acción por escrito. Si escribes tu plan de acción se retiene, se almacena y se reproduce mejor, facilita el aprendizaje y aumenta el compromiso del cerebro con el objetivo.

La mejor manera de conseguir tus objetivos y que no se queden sólo en el papel es actuar, actuar y actuar. Y si no consigues los resultados que esperas ¿Qué puedes hacer diferente?

Los propósitos cambian a lo largo de los años, aunque es importante que sean realistas, ajustados a tus circunstancias personales, que sean importantes para ti y que tengan tu para qué.

Te invito a ver este video que te puede inspirar a actuar para conseguir tus objetivos. ¿Cuál va a ser tu primer paso?


Publicado por Inmaculada Rodríguez.

 

photo credit: Inmaculada Rodríguez

¿COMPARTES EL ARTÍCULO?👉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar.......

Innovar
Empresas

¿Cómo innovar en situaciones inciertas?

“La mejor manera de predecir el futuro es inventándolo”. Alan Kay. Innovar o morir. La situación del Covid-19 nos sitúa en una situación de incertidumbre. Todo

Abrir chat
1
¿En qué puedo ayudarte?
Hola soy Inmaculada:
¿En qué puedo ayudarte?