Sobreproteger: ¿Cómo vas a dar alas al otro?

“Mientras más lo protege una, a la larga es peor para él, pues le impide desarrollar sus propias defensas.” Zenobia Camprubí Aymar.

La semana pasada me contaba una madre sus aventuras y desventuras con sus hijos. Me contó la odisea que suponía para ella que se vistiera su hija de 5 años e hiciera la cama antes de ir al colegio. Me decía que al final se lo hacía ella todo.

Le pregunté:

¿Para qué actúas así?

Para que la cama esté hecha y ella vestida a tiempo. Así voy más rápida.

¿Cómo ayuda esto a tu hija?

No creo que le ayude mucho porque no lo hace y yo lo hago por ella.

¿Qué mensaje le estás transmitiendo cuando asumes tareas que son responsabilidad de tu hija?

“Ya lo hago yo porque tú no puedes hacerlo.”

¿Cuándo le vas a dar la oportunidad de que haga las cosas por sí misma?

Se quedó en silencio.

Como dice Anna Landers: “Tus hijos no tendrán éxito gracias a lo que hayas hecho por ellos sino gracias a lo que les hayas enseñado a hacer por sí mismos.”

¿Ques la sobreprotección?

Según la RAE no existe la palabra sobreprotección, pero sí define la protección como: Amparar, favorecer, defender a alguien o algo. También define la partícula sobre- como intensificación o exceso. Por lo tanto puedo definir la sobreprotección como el exceso de amparo o defensa de alguien o algo.

¿Qué diferencia encuentras entre sobreproteger y delegar? Para mí sobreproteger es una agresión encubierta, ya que no dejo hacer al otro, no dejo que aprenda y desarrolle su talento. La delegación supone para mí confiar en las capacidades de otro y dejar espacio para que haga, aprenda haciendo y desarrolle su talento.

¿Cuándo sobreproteges?

Cary Anderson, doctora en educación de la Universidad Saint Joseph de Filadelfia, habla de los padres helicópteros, aquellos que sobrevuelan sobre sus hijos y están preparados para rescatarlos de cualquier situación. Distingue tres tipos:

  • Los helicópteros de combate. Padres que atacan a todo aquel que agrede a sus hijos y anulan toda posibilidad de que sus hijos afronten esas situaciones.
  • Los helicópteros de tráfico. Padres que guían cualquier decisión de sus hijos, por lo tanto les impiden tomar sus propias decisiones y aprender de sus errores.
  • Los helicópteros de rescate. Padres que sacan a sus hijos de cualquier situación de crisis, aportándoles todo tipo de recursos para sacarlos de ahí, impidiendo que ellos afronten esas situaciones.

En la investigación sobre sobreprotección familiar realizada por el Dr. Russbel Hernández obtuvieron las siguientes conclusiones:

  • Razones por las los padres sobreprotegen: Miedo al entorno (80,1%), falta de confianza (45.1%) y el carácter dominante (36.3%).
  • La persona que ha sido sobreprotegida en su niñez presenta las siguientes características: Inseguridad en sí mismos (58,3%), indecisos al tomar decisiones (48.2%), falta de confianza hacia los demás (40.7%), no logran asumir responsabilidad por sus actos (37.8%), tienden a ser sobreprotectores (29.5%), manipuladores (23.8%), depresivos (19.9%), controladores (17.6%), negativos (17.4%) y pesimistas (15.8%).
  • La sobreprotección causa en los individuos un impacto negativo (79,6%) debido a los cuidados excesivos por parte de los padres, que causan un bajo rendimiento escolar, ya que ellos no pueden desarrollar su propia personalidad y su aprendizaje está limitado porque necesitan la colaboración de otros que intervienen en el desarrollo psicosocial, personal, emocional y educativo.

¿Dónde está el límite?

Creo que el límite está en dejar la distancia suficiente para estar presentes y a la vez permitir que el otro aprenda por sí mismo, descubra nuevas opciones y soluciones. Dejar la distancia suficiente para que el otro sienta dudas, incertidumbre, vea la adversidad y afronte la situación buscando libremente sus propias respuestas y a la vez dejar esa distancia para estar cerca para que nos sientan que estamos presentes y nos permita protegerles adecuadamente acompañándoles en el camino del aprendizaje.

En la investigación anterior concluían que entre las razones de la sobreprotección está el miedo al entorno (80,1%). Es posible que tus miedos, tus dudas, tus creencias limitantes no te permitan dejar el espacio suficiente para el desarrollo del otro. ¿De qué tienes miedo? ¿Para qué impones tus creencias limitantes al otro?

El segundo motivo, según la investigación, por la que se sobreprotege es la falta de confianza (45,1%) ¿Qué es lo que hace que no confíes en que tus hijos, tus colaboradores, tus jefes son capaces? ¿Qué es lo que ocurre cuando no confías en el otro y sin embargo le exiges autonomía? ¿Qué te impide respetar las capacidades de aquel que está aprendiendo?

En una ocasión en una pescadería observé que había un nuevo pescadero que realizaba su trabajo despacio comparado con la rapidez y eficacia que mostraban sus compañeros, por lo que interpreté que llevaba poco tiempo trabajando. Cuando ese pescadero atendía a alguien empecé a escuchar quejas sobre lo lento que lo hacía. El chico al escuchar los comentarios se iba poniendo cada vez más nervioso e iba más lento e incluso se cortó. En un momento determinado uno de los compañeros con más experiencia dijo: Claro que va más lento que nosotros, él está aprendiendo. Yo cuando empecé también iba lento y me cortaba con mucha frecuencia, pero si no hubiesen confiado en mí y hubiesen respetado mi espacio y tiempo para aprender no iría tan rápido como lo hago ahora. ¿Qué estaba impidiendo a algunas personas respetar ese espacio para que el otro aprenda? ¿Cuánto estaban confiando en las capacidades del nuevo pescadero?

Esos mismos comportamientos sobre la sobreprotección también los he visto en el mundo  laboral. Liderar para mí consiste en dejar la distancia suficiente para que sientan que estoy presente y les tiendo la mano cuando me la piden y la distancia suficiente para respetar su espacio, para que aprendan, cometan sus errores, sientan duda ante la adversidad y descubran que son dueños de su propio destino.

Te invito a que pienses una situación en la que creas que estás sobreprotegiendo:

  • ¿Cómo actúas?
  • ¿Qué tareas estás asumiendo tú que son responsabilidad del otro?
  • ¿Para qué actúas así?
  • ¿Cuánto confías en las capacidades del otro?
  • ¿Cómo crees que estás ayudando al otro?
  • ¿Qué puedes hacer diferente para generar responsabilidad en el otro?

Como dice Anna Mascaró: “Cada vez que sobreprotegemos les quitamos los anticuerpos ante su futuro.”

Dice Elsa punset en este video que lo que los demás esperen de nosotros nos mueve para bien o para mal. “Los humanos necesitamos que alguien crea en nosotros. Eso dispara nuestra capacidad de superar obstáculos, nos da alas. Esa capacidad de dar alas la tenemos todos.”

¿Qué vas a hacer diferente para dar alas al otro sin sobreproteger?

Photo credit: geralt

¿COMPARTES EL ARTÍCULO?👉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar.......

Innovar
Empresas

¿Cómo innovar en situaciones inciertas?

“La mejor manera de predecir el futuro es inventándolo”. Alan Kay. Innovar o morir. La situación del Covid-19 nos sitúa en una situación de incertidumbre. Todo

Abrir chat
1
¿En qué puedo ayudarte?
Hola soy Inmaculada:
¿En qué puedo ayudarte?