Un nuevo año:¿Cómo transformar 365 vivencias en experiencias?

“Quiero creer que voy a mirar este nuevo año como si fuese la primera vez que desfilan 365 días ante mis ojos.” Paulo Coelho.

 

En el anterior post te invité a que reflexionaras sobre el año que has vivido, los momentos disfrutados,  errores cometidos y aprendizajes adquiridos, así como lo que has descubierto de ti al recorrer ese camino.

Es posible que en las fiestas Navideñas te hayas encontrado con familiares y amigos que no veías hace tiempo. Quizás te hayan comentado: “No has cambiado nada, sigues igual que siempre.” ¿Cómo te sientes al escuchar eso?

Si se refieren a tu aspecto físico quizás te puedas sentir halagado/a, ya que aunque el tiempo pasa y todos cambiamos con el paso del tiempo, puede ser que como el buen vino tú mejores con la edad, ya que te cuidas mucho, te mantienes joven y en forma. Pero si se refieren a tu forma de comportarte, de comunicarte, a tus creencias, lo que haces y cómo lo haces ¿Qué significa para ti que no has cambiado nada? Quizás hayas tenido muchas vivencias durante ese tiempo pero pocas experiencias.

¿Qué diferencia encuentras entre vivencias y experiencias? Para mi vivencias es todo aquello que he vivido y experiencias es todo lo que he aprendido de lo vivido. ¿Cómo aprendes de lo vivido? Tomas consciencia de lo vivido, lo analizas, extraes conclusiones y decides cambiar algo o cambiar profundamente para seguir creciendo y adaptándote al mundo cambiante.

El mundo no para de cambiar, evolucionan los conocimientos y lo que aprendiste hoy puede que ya no sirva mañana. Muchas veces no somos conscientes de esos cambios y para adaptarte a ese mundo cambiante es importante que tomes consciencia, que sigas aprendiendo, que sigas cambiando.

Viaje en el tiempo

Te invito a que hagas un viaje en el tiempo:

Cierra los ojos y respira profundamente. Imagina que vas paseando por un camino y encuentras a lo lejos una casa abandonada. Entras en la casa, empiezas a recorrerla y encuentras un salón grande y varias puertas cerradas alrededor del mismo.

Te acercas a una de las puertas que tiene un letrero colgado: Pasado. Entras, observas la  habitación y descubres que está decorada con una serie de objetos que te resultan familiares: tus juguetes, una foto de tu familia, una carpeta con los títulos de tus estudios realizados, tu diario…… ¿Qué más ves? ¿A quién ves? ¿Qué sientes? ¿Qué recuerdos te vienen a la memoria?

Al final de la habitación encuentras un cofre, lo abres y ves un sobre con una pregunta: ¿Quién eras? Observas todo lo que hay en la habitación y contestas a esa pregunta. Metes la nota en el sobre y te lo llevas. Sales de la habitación y cierras la puerta.

Te acercas a la siguiente habitación: Presente. Entras y está decorada de forma diferente. Al final de la habitación hay un pequeño despacho donde te ves trabajando. ¿A qué te dedicas?  ¿Qué haces? ¿Con quién estás? ¿Cómo te sientes?

En otra zona de la habitación encuentras un sofá con una foto de tu pareja o de tu familia ¿Qué ves en ella? ¿Qué momentos recuerdas de tu familia? ¿Qué sientes?

En la entrada de la habitación encuentras un libro de aventuras y al abrirlo ves fotos tuyas de tus hobbies, viajes, aventuras, etc. ¿Qué haces? ¿Cómo te sientes?

Al final del libro de aventuras encuentras un retrato tuyo con una pregunta: ¿Quién soy? Le das la vuelta al retrato y contestas a la pregunta. Después te llevas el retrato, sales de la habitación y cierras la puerta.

Entras en la última puerta, que tiene un letrero: Futuro.  Al entrar en ella descubres que la habitación está vacía, no tiene muebles, ni está decorada. En el centro de la habitación hay una caja grande llena de revistas, fotografías, telas, rotuladores, etc. En el fondo de la caja encuentras una nota: ¿Quién quieres ser?

Lees atentamente las respuestas a las preguntas que encontraste en cada una de las puertas: ¿Quién eras? ¿Quién eres? Ahora lees la nota que has encontrado en esta tercera habitación ¿Quién quieres ser? y empiezas a decorar la habitación de tu futuro con todo el material que tienes en la caja y que muestra:

  • ¿Qué haces?
  • ¿Con quién estás?
  • ¿Cómo te sientes?
  • ¿Qué habilidades has desarrollado?
  • ¿A qué retos te has enfrentado?

Cuando terminas de decorar la habitación sales de ella, de la casa y vuelves al inicio del camino. Abres los ojos y tomas consciencia del aquí y ahora.

Desafíos

Ahora te invito a que escribas en una hoja los nuevos desafíos que te propones para conseguir ser quien quieres ser, así como los riesgos que pueden aparecer que dificulten la consecución con éxito de estos desafíos.

Escribe en verde aquellos pensamientos, comportamientos y formas de interpretar la vida que quieres seguir manteniendo. Lo que te está ayudando a conseguir tus objetivos.

Escribe en amarillo lo que ya haces que te acerca a tus objetivos y que te propones hacer más.

Escribe en rojo aquellos pensamientos, comportamientos y formas de ver el mundo que no te ayudan a conseguir tus objetivos y quieres dejar de hacer o tener.

¿Qué quieres aprender?

¿Qué quieres desaprender?

¿Qué acciones vas a llevar a cabo?

¿Cómo vas a disfrutar del camino hasta llegar a quién quieres ser?

¿Cómo vas a transformar tus vivencias en experiencias?

¿A qué te comprometes?

Hoy eres el resultado de tus acciones del pasado. Mañana será el resultado de lo que empieces a hacer a partir de ahora.

Ahora te toca decidir si quieres ser el protagonista de tu vida y quieres decorar tu futuro o prefieres que lo decoren otros. Decide si quieres tener vivencias o prefieres tener experiencias.

¿Quieres cambiar? Como dice el cuento del violinista: Lo cierto es que la vida nos da a todos un violín, que son nuestros conocimientos, habilidades y aptitudes. Tenemos libertad para tocar ese violín como nos plazca.

¿Cuál es tu responsabilidad en el cambio? La responsabilidad es la habilidad para responder a una situación. Como dijo Viktor Frankl: “Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino.” Te invito a ver este vídeo de Viktor Frankl  sobre la responsabilidad y libertad.

¿A qué te vas a comprometer? El compromiso es una promesa, un contrato en el que te obligas a ti mismo al cumplimiento de una condición en un lapso de tiempo concreto. Sin la aceptación de esa promesa no hay compromiso. ¿Aceptas?

Te han ingresado 365 nuevos días en la cuenta de tu vida: ¿Cómo vas a transformar tus vivencias en experiencias?

Te invito a que dediques cada día unos minutos a reflexionar sobre lo vivido y lo que has aprendido. Y sobre todo que decidas ¿Qué vas a hacer diferente con lo aprendido?

Te deseo que en este año disfrutes de tus vivencias y las conviertas en experiencias que te acerquen a esa persona que quieres ser.


 
Publicado por Inmaculada Rodríguez.

 

photo credit: Inmaculada Rodríguez

¿COMPARTES EL ARTÍCULO?👉

3 comentarios en “Un nuevo año:¿Cómo transformar 365 vivencias en experiencias?”

  1. Me parece un artículo interesante y muy positivo para alcanzar metas y vivir feliz.
    Enhorabuena Inmaculada,

    saludos,
    Iago

  2. Pingback: ¿Cómo vas a aprovechar el presente? - Tumapa.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar.......

Innovar
Empresas

¿Cómo innovar en situaciones inciertas?

“La mejor manera de predecir el futuro es inventándolo”. Alan Kay. Innovar o morir. La situación del Covid-19 nos sitúa en una situación de incertidumbre. Todo

Abrir chat
1
¿En qué puedo ayudarte?
Hola soy Inmaculada:
¿En qué puedo ayudarte?