Voluntad para actuar: ¿Cómo vas a entrenarla?

«Las voluntades débiles se traducen en discursos; las fuertes, en actos». Gustave Le bon.

Es posible que hayas establecido tus objetivos para este nuevo año, diseñado tu plan de acción y hayas empezado a actuar para conseguir lo que quieres. Aunque esa fuerza con la que empezaste empieza a disminuir con el paso del tiempo e incluso estés valorando abandonar tus propósitos. ¿Qué ocurre? Según Marta Romo, directora de Neuroclick: «Para el cerebro es agotador incorporar nuevos hábitos, lo sencillo es continuar con sus rutinas. Entrenar la voluntad es la solución. Difícil pero no imposible». ¿Cómo puedes entrenar tu voluntad?

¿Qué es la voluntad?

Según Pilar Jericó: «La fuerza de voluntad es la capacidad para resistir al disfrute a corto plazo por un beneficio a largo plazo».

José Antonio Marina, en su libro la inteligencia fracasada dice que la voluntad es: «la motivación inteligentemente dirigida o la motivación dirigida por la inteligencia». Según él la voluntad es un conjunto de cuatro habilidades aprendidas: Inhibir el impulso, deliberar, decidir y mantener el esfuerzo sostenido en el tiempo.

Según Isabel Aranda, la voluntad: «Es el proceso psicológico que me permite actuar conscientemente y decidir lo que voy a hacer, tener intención de hacerlo y dirigirme a ello».

Para conseguir un objetivo la voluntad debe acompañarte durante todo el camino:

  • Voluntad para empezar: Es la fuerza que te permite salir de tu zona de confort para empezar a hacer cosas diferentes.
  • Voluntad durante el camino: Es posible que en el camino hacia tus objetivos aparezcan obstáculos, por lo que necesitarás esa fuerza para superarlos. Esta voluntad te ayudará a mantener tu esfuerzo continuado para no abandonar y se irá haciendo cada vez más fuerte entrenando ese músculo durante el camino.
  • Voluntad para terminar: Es la fuerza necesaria para terminar bien lo que has empezado, que requiere esfuerzo y perseverancia.

Para desarrollar la voluntad es necesario ejercitarla. Cada situación que requiere un esfuerzo es una oportunidad para cultivarla, supone trabajo, esfuerzo, dedicación y constancia.

Según un estudio realizado en la Universidad de Chicago por el psicólogo Willhem Hofmann en 2001 cuando las personas ceden a un impulso lo terminan ejecutando en un 70% de los casos, mientras que cuando se resisten sólo terminan ejecutándolo en un 17% de las ocasiones. Por lo tanto entrenar la voluntad puede reducir ceder a los impulsos de un 70% al 17%.

¿Qué hace que fracase tu voluntad?

 Según José Antonio Marina puede fracasar por estos motivos:

  • La deficiencia del deseo, es decir, la desgana, el desánimo, el cansancio o el aburrimiento crónico.
  • La esclavitud de la voluntad, como el caso de las adicciones y ciertas emociones como el miedo tóxico, que bloquean la voluntad haciéndola prisionera.
  • La impulsividad o la incapacidad para autorregularnos y controlar nuestros impulsos.
  • La indecisión o la incapacidad de tomar decisiones para pasar a la acción después de analizar las situaciones.
  • La procrastinación o la rutina de aplazar constantemente la realización de tareas y proyectos.
  • La rutina, entendida como hábito improductivo, que se alimenta de la creencia de que lo que en un momento funcionó debería funcionar en cualquier ocasión.
  • La inconstancia o incapacidad para soportar el esfuerzo derivado de aquellas decisiones que implican comprometerse en proyectos de larga duración, donde aparecen obstáculos que nos exigen altas dosis de persistencia.
  • La obcecación o la tozudez es uno de los grandes fracasos de la voluntad. Si erramos siempre en los mismos errores y persistimos tozudamente en ellos no estamos aprendiendo nada.

¿Cómo entrenar la voluntad?

Terrie Moffitt de la Universidad de Duke realizó un seguimiento a 1000 personas durante 32 años y descubrió que entrenar la fuerza de voluntad permite obtener mejores notas, tener una vida más saludable física y mentalmente, disponer de una economía mejor, etc.

Según un estudio de la Asociación Americana de Psicología, el 27 por ciento de las personas consideran que su principal freno para lograr lo que quieren es su falta de voluntad. Vamos a ver cómo entrenarla:

  • ¿Cuál es tu para qué?

Según Simon Sinek el éxito no está en lo que hacemos sino en el por qué lo hacemos.

La voluntad lleva consigo sustituir una serie de hábitos por otros, dejar de hacer determinadas cosas para hacer otras diferentes que te conduzcan a tus objetivos. Creo que para que surja la voluntad es importante más que saber tu porqué como dice Simon definir tu para qué, cómo va a cambiar tu vida si consigues lo que quieres. Cuanto más claro esté tu para qué más fuerte será tu motivación.

Muraven, Gagné y Rosman demostraron en 2008 que «las razones o motivos en las que justificar el esfuerzo influyen en la fuerza de voluntad. Cuando la motivación que subyace a los esfuerzos es autónoma y autoimpulsada, en lugar de controlada externamente, es más probable el logro de metas».

  • ¿Cuánto crees que puedes conseguirlo?

Una vez que sabes lo que quieres y para qué quieres conseguirlo pienso que entran en juego tus creencias: creer que puedes conseguirlo. Recuerda que según Henry Ford: «Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes estás en lo cierto».

  • ¿Cuál es tu primer paso?

En mi opinión es importante ir paso a paso y poner el foco en un solo objetivo, no en todos a la vez. Para ir entrenando la voluntad puedes empezar con algo que te pueda resultar más fácil para ir aumentando poco a poco tus retos.

  • ¿Cómo vas a evitar las tentaciones?

La distracción es una estrategia para mantener la fuerza de voluntad según han demostrado investigadores de la Universidad de Columbia (EE UU). En este vídeo Elsa punset explica algunos trucos para evitar las tentaciones.

Según Iris W. Hung, de la Universidad de Singapur: «La mente y el cuerpo están tan estrechamente unidos que simplemente apretando los músculos se puede activar la fuerza de voluntad». Por ejemplo, si tenemos la tentación de comer un pastel y tensamos los músculos de la mano durante un minuto será más fácil evitar la tentación.

Cuando nos falta glucosa en sangre nuestra capacidad de autocontrol se resiente, según demostró Roy F. Baumeister, de la Universidad de Florida (EE UU).

  • ¿Quién te puede ayudar?

Somos gregarios y creo que si compartes tus propósitos con los demás, te comprometes con otras personas y contigo mismo/a o te acompañan otras personas en ese objetivo te ayudará a fortalecer tu fuerza de voluntad.

  • ¿Qué indicadores de progreso tienes?

Desde mi punto de vista si defines tus indicadores de progreso podrás saber cuánto te alejas o te acercas de tu objetivo y hacer un seguimiento de tus logros.

Baumeister descubrió: «la fuerza de voluntad es un músculo que se puede fatigar con un excesivo uso y resistir a las tentaciones constantemente reduce la capacidad de resistir tentaciones futuras».

  • ¿Cómo te vas a premiar?

Cuando vas consiguiendo tus logros ¿Qué premios te vas a dar?

Y si comentes algunos errores ¿Cómo te vas a perdonar? «Perdonarte a ti mismo por tus errores aumenta la motivación y el compromiso con tus metas», Kelly McGonigal, socióloga y catedrática de la Universidad de Standford.

Parece que la fuerza de voluntad y el esfuerzo es algo que no está de moda ahora, ya que algunas personas prefieren conseguir las cosas de forma rápida y sin esfuerzo. Aunque creo que no hay atajos para la felicidad y que puedes entrenar el músculo de la voluntad que te facilitará conseguir lo que quieres.

Como dice este video la felicidad es cuestión de voluntad.

¿Cómo vas a entrenar tu voluntad?

Te deseo mucho éxito y que disfrutes del camino.

Photocredit: Maryam62

 

¿COMPARTES EL ARTÍCULO?👉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar.......

Innovar
Empresas

¿Cómo innovar en situaciones inciertas?

“La mejor manera de predecir el futuro es inventándolo”. Alan Kay. Innovar o morir. La situación del Covid-19 nos sitúa en una situación de incertidumbre. Todo

Abrir chat
1
¿En qué puedo ayudarte?
Hola soy Inmaculada:
¿En qué puedo ayudarte?