Resentimiento: ¿Hasta cuándo vas a ser esclavo/a del pasado?

“El resentimiento es la emoción del esclavo, no porque el esclavo sea resentido, sino porque quien vive en el resentimiento, vive en la esclavitud.” F. W. Nietszche.

Te invito a que leas este cuento: Carga inútil.

Lo que empezó como una emoción ligada a un determinado acontecimiento, la muerte de su padre, se convirtió en un estado de ánimo al permanecer esa emoción en esa persona a lo largo del tiempo. La ira se convirtió en odio y afloró el espíritu de venganza desde el cual actuaba Genjug.

Experiencias como un fallecimiento, la pérdida del trabajo, la ruptura de una pareja, tomar una decisión en el pasado de la que te arrepientes, te colocan en una emocionalidad determinada que si permanece en ti el tiempo suficiente se convierte en un estado de ánimo. Ese estado de  ánimo te abre o cierre posibilidades de acción e influirá en cómo actúes. Los deportistas saben que su estado de ánimo influye en su desempeño, si cambian su estado de ánimo puede cambiar su forma de actuar y los resultados que consigan.

¿Qué es el resentimiento?

El resentimiento es un estado de ánimo que aparece cuando algo ocurrió en el pasado e interpretamos que hemos sido víctimas de una acción injusta, algo nos fue negado o merecíamos algo mejor de lo que obtuvimos. Alguien o algo (la crisis, la jefa, el mundo, la suegra, el marido, etc.) es culpable de lo que nos sucede.

Cuando luchamos contra lo que no podemos cambiar (el pasado, la muerte, etc.), interpretamos que hemos sido víctimas de una acción injusta y no lo aceptamos aparece el resentimiento y el espíritu de venganza.

El resentimiento restringe nuestras posibilidades de acción. Al no aceptar lo que ha ocurrido, crees que es injusto, hay un culpable y que no puedes hacer nada, la persona resentida vive en el pasado y condiciona su futuro. Quien vive en el resentimiento se siente enganchado a aquello con lo que está resentido.

Estar en paz es el estado de ánimo contrario al resentimiento, supone aceptar que no podemos cambiar lo que ocurrió en el pasado y dar por cerrado ese asunto.

Si aceptas que lo que ha ocurrido en el pasado no lo puedes cambiar ¿Qué aprendizajes puedes sacar de esa situación? ¿Cómo puedes utilizar lo aprendido para utilizarlo en el futuro?

¿Cómo pasar del resentimiento a la aceptación?

Según Rafael Echevarría: “Aunque no somos responsables del estado de ánimo en el que nos encontremos, somos responsables de permanecer en él”.

Te invito a que pienses en  algo o alguien con quien estés resentido/a. Puedes decidir no decir no hablar de ello y mantener esa conversación en privado contigo mismo/a o puedes decidir hablar de ello.

Si decides hablar Echevarría propone varias formas de pasar del resentimiento a la aceptación:

  • Queja: Cuando te quejas de lo que te ha producido un daño culpas a los otros de lo ocurrido y emites juicios personales acerca de ellos. Hay personas que al quejarse se desahogan y liberan su rabia, aunque en otra ocasiones quejarse e intercambiar juicios personales puede hacer que se deteriore la relación.

 ¿Para qué te sirve la queja? ¿Cómo te sientes al quejarte?

  • Reclamo: Puedes hacer una petición u oferta a la que persona con la que estás resentido/a para llegar a un acuerdo. También puedes reclamar algo a cambio del daño producido al haberse roto un acuerdo previo.

Por ejemplo: Tu jefe te prometió una subida de sueldo que no se ha cumplido, motivo por el cual estás resentido/a con él. Una forma de reclamar lo acordado puede ser hablar con él:

“Me prometiste una subida de sueldo y no lo has cumplido. A raíz de ello me siento desmotivado en mi trabajo. Te pido que me subas el sueldo según lo acordado o redúceme el horario de tal forma que pueda compaginarlo con otro trabajo.”

Nuestro oyente puede aceptar o no lo que le pedimos. Si no lo acepta puede ocurrir varias cosas:

    • Puede decirnos: “Yo no te hice esa promesa, lo que te dije fue que te subiría el sueldo a lo largo del año”. Puede ser que haya sido un malentendido y debamos hacer mejor las promesas en un futuro.
    • Puede decir: “Yo he cumplido con lo que prometí te he subido el sueldo en Enero y el resto será a lo largo del año” y demostrarlo. En ese caso el resentimiento desaparece.
    • Puede ocurrir que el oyente esté de acuerdo con lo que le dices y declare su responsabilidad de no haber cumplido lo acordado. En ese momento le puedes  pedir que algo que repare el daño causado.

Si el oyente acepta lo que le pedimos el resentimiento desaparece. Si no lo acepta puede ofrecer una contraoferta para alcanzar un acuerdo, puede explicar las razones por las que  no ha podido cumplir con lo acordado y si lo comprendes puedes dar por cerrado el asunto.

¿Qué te impide hacer una petición a esta persona en concreto que te tiene resentido/a? ¿A qué tipo de acuerdo quieres llegar que te permita liberarte de ese resentimiento? ¿Qué beneficios vas a obtener al reclamar?

  • Perdón: El perdón libera del resentimiento cuando culpar a alguien por su forma de actuar está fundado. Con el perdón declaras que no vas a permitir que el resentimiento a causa de un daño infringido en el pasado influya en tu forma de actuar en el futuro.

Según Catherine Ponder: «Cuando mantienes tu resentimiento hacia otra persona, estás amarrado a esa persona o a esa  situación, por un vínculo emocional que es más fuerte que el acero. Perdonar es la única forma de disolver ese vínculo y lograr la libertad».

¿A quién quieres perdonar? ¿Qué quieres perdonar? ¿Para qué quieres perdonar? ¿Qué te impide perdonar?

  • Término Relación: Puede ocurrir que ni el reclamo ni el perdón sean suficientes para liberarte de ese resentimiento y entonces decidas que no quieres seguir con esa relación dándola por terminada.

¿Cómo afecta el resentimiento en las organizaciones?

El estado de ánimo de los trabajadores de una empresa les predispone a actuar de determinada manera para afrontar los cambios que se avecinan, implantar nuevas estrategias, obtener los resultados deseados, transmitir la imagen de la empresa.

Napoleón dijo: “En la guerra, la moral vale las ¾ partes, el equilibrio entre la fuerza de los individuos y de los materiales sólo valen la cuarta parte restante”.

Para evitar el resentimiento en las organizaciones es importante:

  • Chequear que todos los miembros de la empresa interpreten las promesas de la misma forma y quedan claros los compromisos que han adquirido cada uno de ellos.
  • Compartir tus conversaciones privadas sobre aquello que creas que puede interferir en la forma de realizar acciones en equipo y mantener un espacio en el que sea posible reclamar cuando no se hayan cumplido los compromisos adquiridos.

 Te invito a leer este cuento: Mi mejor amigo me pegó. 

¿Qué vas a escribir en la arena y qué en la piedra?

Publicado por Inmaculada Rodríguez.

Photo credit: Inmaculada Rodríguez.

 

¿COMPARTES EL ARTÍCULO?👉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar.......

Innovar
Empresas

¿Cómo innovar en situaciones inciertas?

“La mejor manera de predecir el futuro es inventándolo”. Alan Kay. Innovar o morir. La situación del Covid-19 nos sitúa en una situación de incertidumbre. Todo

Abrir chat
1
¿En qué puedo ayudarte?
Hola soy Inmaculada:
¿En qué puedo ayudarte?