¿Vas a preocuparte o vas a ocuparte?

“Hay dos tipos de preocupaciones: las que usted puede hacer algo al respecto y las que no. No hay que perder tiempo con las segundas.” Duke Ellington.

Hace unas semanas escuchaba a una madre cuyo hijo se había ido el puente de Mayo, era Domingo a las 20:00 horas y todavía no había vuelto. Al preguntarle por él empezó a decirme: ¡Fíjate la hora que es y todavía no ha venido! Le he llamado al móvil y no me ha contestado. Y si le ha pasado algo. Está diluviando y seguro que se ha quedado tirado en la carretera, y si ha tenido un accidente. Si llega a las tantas de la madrugada mañana va a llegar tarde al trabajo y le van a echar. Y si……

Así continuó durante varias horas, cada vez estaba más nerviosa, más tensa, le empezó a doler la cabeza y no pudo dormir por la noche. Al día siguiente le pregunté qué había pasado y me contó que su hijo había salido más tarde de la hora prevista por la lluvia y que condujo más despacio, por ese motivo llegó a la 1:00 de la madrugada. Nada de lo que había dicho su madre se cumplió: ni se quedó tirado en la carretera, ni tuvo un accidente, ni llegó tarde al trabajo, ni le despidieron. Cuando le pregunté que para qué le había servido preocuparse tanto por este tema me contestó: “Yo soy así, me preocupo porque me intereso por la gente y tengo que prepararme para lo peor.”

Hay personas que son sufridoras, están dándole vueltas en su cabeza a aquello que les inquieta imaginando cosas que pueden pasar en el futuro sin hacer nada al respecto. Esto hace que muchas veces tengan dolores de cabeza, estén ansiosas, nerviosos, que tengan dificultades para dormir y no puedan concentrarse en sus tareas pensando en lo que pueda pasar. De tanto darle vueltas a las cosas llegan a la parálisis por análisis.

¿Cuál es la diferencia entre preocuparse u ocuparse?

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española Preocupar es: “Ocupar antes o anticipadamente algo.” Ocupar es: “asumir la responsabilidad de un asunto, encargarse de él.”

Si preocuparse es la fase previa de la ocupación y supone pensar en algo antes de que ocurra ¿Qué beneficios tiene preocuparse por algo que todavía no ha ocurrido? Cuando hago esta pregunta me suelen contestar: “Es que soy así, me preocupo por todo”, “Me preocupo porque soy una persona que se interesa por los demás”, “Al pensar en lo que puede ocurrir siento que controlo la situación”, “Temo la incertidumbre por eso me preocupo”, “Si pienso en todo lo malo que puede ocurrir estoy más preparado para lo que ocurra”, etc.

Anticipar lo que pueda pasar creo que puede resultar útil para evitar un peligro antes de que aparezca, analizar posible soluciones y planificar acciones para conseguir resolver la situación. Cuando una persona se preocupa por todo, puede vivir anclada en el pasado (pensando en peligros pasados) o en el futuro (imaginando posibles peligros), sufre por la incertidumbre de lo que pueda pasar.

Las personas que se preocupan excesivamente por todo viven en un eterno: «¿Y si ocurre esto…?», ¿Y si pasa….? ¿Y si …..? que les lleva a estar continuamente en alerta, en tensión, con estrés, consumiendo gran cantidad de energía. Si ese estrés se mantiene en el tiempo producirá un desgaste tanto físico como emocional y puede derivar en un trastorno de ansiedad. Al preocuparse en exceso no ponen el foco en lo que está pasando en el aquí y ahora sino en lo que puede pasar en el futuro, centrándose en los peligros, los problemas, distorsionando la realidad y esto afecta a su capacidad de afrontar esos peligros. Dice Corrie Ten Boom: “La preocupación no elimina el dolor del mañana, sino que elimina la fuerza del hoy.”

Cuando nos ocupamos nos responsabilizamos de algo. Si podemos hacer algo al respecto, analizamos la situación, vemos las posibles acciones a realizar y establecemos un plan de acción para resolver la situación. Si no podemos hacer algo al respecto entonces podemos aceptar la situación  y reencuadrarla. En lugar de entrar en el círculo vicioso de la preocupación creo que ocuparnos nos permite buscar posibles soluciones, actuar y tener emociones más positivas que influyen en nuestra capacidad de afrontar la situación.

¿Te preocupas o te ocupas?

Te invito a hacer este ejercicio: No piense en un elefante rosa ¿Estás pensando en un elefante rosa?

A veces cuando no queremos pensar en algo se obtiene el resultado contrario haciendo el pensamiento más intenso. Es posible que no se pueda evitar tener preocupaciones y en algunos casos hay temas verdaderamente importantes sobre los que preocuparse pero ¿Qué quieres hacer con esas preocupaciones? ¿Qué acciones vas a realizar para pasar de preocuparte a ocuparte del tema que te inquieta?

Cuando te preocupas estás dándole vueltas una y otra vez a la situación, rumiando continuamente pensamientos y sin hacer nada al respecto.  ¿Cómo vas a ser consciente de tus pensamientos? ¿Qué probabilidad hay de que ocurra aquello que estás pensando? ¿Quién controla tus pensamientos? ¿Qué te impide cambiar tus pensamientos?

¿Cómo vas a pasar de preocuparte a ocuparte?

  • Aceptar la incertidumbre: ¿Cuánto control tienes sobre lo que pase mañana? ¿Cuánto tiempo y energía dedicas a anticipar problemas que nunca ocurrirán?

Decía Dr. Milton Erickson: “No me inquieta cómo algo se va a resolver, porque aguardo curioso, fascinado y expectante ante lo que puede llegar a emerger”.

  • Tomar consciencia. Te invito a que escribas tus reflexiones a estas preguntas: ¿Qué preocupaciones tienes? ¿Qué importancia tienen para ti esas preocupaciones? ¿Qué piensas? ¿Cómo te sientes? ¿Qué capacidad de acción tienes con esos pensamientos? ¿Eres parte del problema o de la solución?

La catástrofe que tanto te preocupa, a menudo resulta ser menos horrible en la realidad, de lo que fue en tu  imaginación. Wayne W. Dyer.

  • Ocuparse: Ante la situación que te preocupa te invito a que reflexiones en el presente:
    • ¿Qué no depende de ti?
    • ¿Qué no depende de ti pero puedes influir en la situación?
    • ¿Qué depende de ti?

Como dice el Dalai Lama: “Si un problema puede solucionarse, si la situación es tal que puedes hacer algo al respecto, entonces no hay necesidad de preocuparse. Si no puede arreglarse, entonces preocuparse no tiene utilidad alguna.”

¿Qué acciones vas a realizar para ocuparte? ¿Cómo vas a planificar lo que vas a hacer? Te invito a que apuntes tu plan de acción y te concentres en otra cosa.

  • Todo acaba resolviéndose. ¿Cuántas veces te has preocupado por cosas que nunca han ocurrido? Te invito a que escribas en una hoja una lista con todas las preocupaciones que has tenido hasta el momento y taches aquellas que ya no existen o has solucionado. ¿Cuántas se mantienen?

Decía René Descartes: “Mi vida estuvo llena de desgracias, muchas de las cuales nunca sucedieron.”

Te invito a leer el árbol de los problemas.

  • Estar en el aquí y ahora. Según Eckhart Tolle: “Es imposible tener un problema cuando tu atención está plenamente en el ahora. Todos los problemas son ilusiones mentales. No hay problemas sólo hay situaciones que han de ser afrontadas o dejarse como están y aceptarse como parte de la cualidad de este momento hasta que cambien o puedan tratarse de algún modo. La mente crea los problemas”.

Como decía John Lennon: “La vida es aquello que va sucediendo, mientras nosotros nos dedicamos a pensar en otras cosas”.

  • Mindfullnes. Hay muchos autores (Borkovec, 2002, Roemer y Orsillo, 2002) que dicen que el mindfulness es una solución para que la preocupación no se convierta en patológica, ya que ayuda a tomar distancia de los pensamientos, evita estar rumiando esos pensamientos continuamente y facilita la creatividad a la hora de ocuparse de la situación.

 

Winston Churchill dijo: «Pasé más de la mitad de mi vida preocupándome por cosas que jamás iban a ocurrir».

Te invito a leer el cuento del Oso.  ¿Hasta cuándo vas a seguir preocupándote?

 

Publicado por Inmaculada Rodríguez.

Photo credit: Inmaculada Rodríguez.

¿COMPARTES EL ARTÍCULO?👉
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

7 comentarios en “¿Vas a preocuparte o vas a ocuparte?”

    1. Si preocuparse es el paso previo a ocuparse, si no nos preocupamos nunca ni actuamos ¿Qué crees que puede ocurrir?

  1. Interesante! Es cierto?Desperdiciamos mucho tiempo pensando lo peor,esos pensamientos negativos que convergen y se adueñan de nuestra mente para generar el circulo vicioso de la ansiedad.Deberiamos iniciar mas a menudo ese clik que conduce a la acción al presente, al ahora.

    1. Hola Mónica:

      Gracias por tus comentarios. ¿Cómo vas a poner en marcha ese click que te permita pasar a la acción, al presente?

  2. Pingback: ¿Cómo vas a aprovechar el presente? - Tumapa.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar.......

Innovar
Empresas

¿Cómo innovar en situaciones inciertas?

“La mejor manera de predecir el futuro es inventándolo”. Alan Kay. Innovar o morir. La situación del Covid-19 nos sitúa en una situación de incertidumbre. Todo